Tinieblas es la luz donde hay luz sola.

November 30, 2016

Sobre la traducción. 

 

El trabajo de mesa es fundamental a la hora de comenzar una nueva producción. Al equipo de OTELO, nos está llevando algo más de un mes. No consiste sólo en leer la obra; la fase de trabajo de mesa es el momento en el que todo el equipo artístico pone en común sus impresiones, su punto de vista, sus ideas preliminares, antes de comenzar con los ensayos. En este caso, como además vamos a crear una dramaturgia nueva, el trabajo es mucho más exhaustivo. ¡Y además con un Shakespeare! 

 

Por eso, estamos usando diferentes traducciones de OTELO. Es curioso ver cuánto cambia una idea de una traducción a otra. Para un actor, para alguien que tiene que dar vida a esas palabras, no es lo mismo decir "pecados" que "malas acciones"; no es lo mismo decir "mentir" que "engañar". Todo un mundo de posibilidades y conexiones se abren a la hora de decidir qué palabra será la que pase a nuestra dramaturgia. 

 

Con respecto al mundo de la traducción, Juan Mayorga decía:

"Mal servicio hacemos a Shakespeare si, manteniendo el texto tal cual, conservamos un chiste que hoy no se entiende. El hombre de teatro puede hacer una lectura de ese texto distinta que el especialista en la lengua, el traductor. Yo, cuando soy convocado para una adaptación, sé que debo trabajar conforme a una doble fidelidad: por un lado al texto original (que no al autor original) y por otro al espectador contemporáneo. Y esas dos fidelidades a veces entran en tensión. Digo que al texto y no al autor porque el texto sabe cosas que el autor desconoce. (...) El tiempo convierte en relevantes cosas que quizá no fueran tan significativas en su momento, y al contrario. Cuando tengo que seleccionar en un clásico, dando valor a unos elementos o a otros, hago una lectura inevitablemente actual, pensando en el espectador contemporáneo. Entiendo mi trabajo de adaptador como un trabajo de reescritura en el que no debo montar sobre el texto original mis propias manías, mis propias obsesiones, mis pesadillas y mis sueños, sino encoger mi función autoral y desarrollarla al servicio del espectador". 

 

El trabajo de traducción no consiste sólo, por tanto, en traducir de un idioma a otro. Cuando traducimos teatro, transportamos ideas, transportamos mensajes. No sólo se traduce del inglés al castellano; también tenemos que traducir del siglo XVII a nuestros días; del público londinense del Teatro El Globo a los alumnos de nuestras aulas. De "Otelo, el moro de Venecia" a "Otelo, el líder de la clase". 

 

 

En relación a la traducción, Pablo Gómez-Pando, nuestro Otelo, escribía estas reflexiones en el Diario de ensayos: 

 

"Aún me sigo preguntando acerca de los límites de la traducción. Encontrar la esencia de lo escrito, de lo visto u oído, lo que llega de uno al que mira.

Y no sólo traducir al otro. Traducirnos a nosotros mismos ("Yo no soy lo que soy", dice Yago) y ver en el fondo y en la superficie nuestra propia locura. Admitir la locura en uno es la tarea más difícil. Antes de admitir eso, preferimos acabar con el amor. Quizás la sanación pase por el camino de aceptar en uno la oscuridad. Me da miedo mi abismo, mi mente: lo que es capaz de ver y no ver, sentir y no sentir, entender y no entender. 

Yago hace este experimento acerca del alma humana, acerca de los límites de la mente. Su tesis: la fragilidad humana.

Un día después del ensayo me encuentro con esta cita de Unamuno, que me conecto con la obra: "Tinieblas es la luz donde hay luz sola». "

 

 

 

 

Please reload

Posts Relacionados

Tinieblas es la luz donde hay luz sola.

November 30, 2016

1/3
Please reload

Posts Recientes

November 14, 2016

October 25, 2016

Please reload

Archivo
Please reload

Etiquetas
Please reload